Estrenos de cine

'La sombra del actor': Genio y locura

Sinopsis
Simon Axler es un famoso actor teatral que se ve sumido en una depresión con tendencias suicidas al perder de pronto y de manera inexplicable su talento para actuar. En un intento por recuperar la magia, se deja llevar a una aventura con una mujer lesbiana, mucho más joven que él

Ficha Técnica
Título original: The humbling
País: USA
Año: 2014
Duración: 107 min.
Género: Drama
Dirección: Barry Levinson
Interpretación: Al Pacino (Simon Axler), Greta Gerwig (Pegeen), Nina Arianda (Sybil), Dylan Baker (Dr. Farr), Charles Grodin (Jerry)
Guión: Buck Henry y Michal Zebede; basado en la novela de Philip Roth
Producción: Jason Sosnoff y Barry Levinson


Crítica
Ya en sus últimos años de vida, el polémico Oscar Levant afirmaba que existía una delgada línea divisoria entre el genio y la locura, y que él mismo la había logrado borrar. Esta frase supuso la coronación verbal de una vida repleta de excesos, depresiones y de idas y venidas del psiquiátrico, que acabó en el ostracismo personal del neurótico favorito de América de la década de los 50.

“La sombra del actor” –bravo una vez más por la traducción al español del título original, “The Humbling”- hace hincapié en esa frase de Levant a través de la figura de un actor en crisis al que le ha pasado lo peor que le puede pasar a alguien de su profesión. Como al bailarín al que le empiezan a fallar sus propias piernas, Simon Axler ha perdido su propio talento para la interpretación. Olvida frases, confunde obras entre sí, y la senilidad y las lagunas de memoria han comenzado a sus casi 70 años de edad.

La película cruza constantemente esa fina línea que separa el genio de la locura, confundiendo realidad y ficción a su paso. Y llegados a este punto, más alguna escena en común, lo peor que le ha podido pasar a este film es que llegase a las salas una propuesta muy superior en todos los sentidos como “Birdman”. Sólo en la fábrica de sueños se producen este tipo de coincidencias, y es inevitable acordarse de la reciente ganadora del Oscar al contemplar esta cinta, si bien la primera diseccionaba con mordacidad el mundo del espectáculo y en la que nos ocupa seguimos más de cerca si cabe el deterioro en la vida personal y profesional de su protagonista.

Lamentablemente, Barry Levinson no es Iñárritu, ni sus guiones y aspiraciones son comparables. Porque el humor negro del que hace gala “La sombra del actor” funciona en ocasiones, y no resultan igual de dinámicas en ritmo. Lo que resulta es una obra tan irregular como la carrera de su propio director, hábil cirujano del show business americano en algunas ocasiones –“La cortina de humo”-, y en otras no tanto –“El hombre del año”-.

Aún así, estamos ante una propuesta interesante, aunque más que por lo que cuenta, que también resulta de interés cuando no falla el ritmo de la narración, es interesante por quién nos lo cuenta. Y es que si algo sostiene a esta película es Al Pacino, soberbio en su recreación de ese anciano al borde de la demencia y convertido en un arrugado y distorsionado reflejo de lo que un día fue. A su alrededor, un carrusel de secundarios que dan el tipo, desde los recuperados Charles Grodin, Dianne Wiest, Kyra Sedgwick o Dan Hedaya hasta la destacable Greta Gerwig. Ninguno de ellos consigue hacer sombra a la gran estrella de la obra. Esta película sirve para que Pacino se luzca, y sólo espero que no acabe sus días como el Rey Lear, y que aún le queden muchas funciones para maravillarnos con su presencia.

NOTA: 5 sobre 10

Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario