Estrenos de cine

'Ted 2': Oda al gamberrismo idiotizado

Sinopsis
Recién casados, Ted y Tami-Lynn quieren tener un bebé. Pero antes de ser padre, Ted tendrá que demostrar ante un tribunal de justicia que es una persona

Ficha Técnica
 País: USA
Año: 2015
Duración: 115 min.
Género: Comedia
Dirección: Seth MacFarlane
Reparto: Mark Wahlberg, Amanda Seyfried, Seth MacFarlane, Morgan Freeman, Liam Neeson, Jessica Barth, Giovanni Ribisi
Guión: Seth MacFarlane, Alec Sulkin y Wellesley Wild
Música: Walter Murphy


Crítica
En 2012, Seth MacFarlane conseguía algo tan difícil como era articular un familiar discurso narrativo deudor de esa comedia de finales de los 80 y principios de los 90, enterrado bajo finas capas de incorrección política y cierta tendencia a la comedia cafre. El creador de “Padre de familia” hablaba de buena parte de esa generación geek que creció con “Flash Gordon” como superhéroe  mesiánico y paternal a idolatrar, y lanzaba una moraleja sobre la inmadurez materializada en forma de osito de peluche que servía como reflejo del espíritu del propio film. Tierno por dentro, gamberro por fuera.

El director y guionista, y también voz de su trasunto cinematográfico juguetero, combinaba a la perfección su tendencia hacia la comedia gamberra con la ternura de la propuesta. Ése era el mayor logro de aquel taquillazo, un logro que no alcanza en su continuación. Sigue haciendo acto de presencia la comedia soez –la asquerosa pero tronchante escena en el banco de esperma-, las mil y una referencias a la cultura pop en forma de diálogos –la diferencia cultural entre los personajes de Mark Wahlberg y Amanda Seyfried, la escena con los fans de “Star Wars”- o directamente secuencias completas –“Mejor sólo que mal acompañado”, “Jurassic Park”-, y todos esos momentos que tanto entusiasman a su máximo responsable, como los números musicales y los cameos de estrellas tan desconcertantes como ver a Liam Neeson comprando una caja de cereales para niños.

Pero en general, “Ted 2” es una propuesta más orientada a satisfacer a MacFarlane que al gran público. El mensaje aquí es lo de menos, prima el humor gamberro en el conjunto, y al final la película acaba acercándose en puerilidad a la nada memorable “Mil maneras de morder el polvo”. Es un refrito de lo que le hace gracia a él y a los que le ríen dichas gracias, y la prueba de que los muchos gags que atesora funcionan mejor en pequeñas dosis catódicas que en un film que roza las dos horas de duración. Puro relleno en el que, si eliminas los puntos muertos y las escenas que no llevan a ningún lado, como todo ese viaje a Nueva York para ver a Morgan Freeman o la escena musical de los créditos iniciales, acabas quedándote con un episodio de alguna de sus series televisivas.

Ted es un viejo conocido, y hasta ahí pierde la capacidad de sorpresa que pudo haber tenido la cinta. Porque pudo tenerla, pero no en manos de MacFarlane, que ha hecho lo que ha querido con el producto que tenía entre manos. Para mal en este caso, porque llega a aburrir incluso. “Ted 2” es una indigna secuela destinada a todos aquellos que no tengan demasiadas exigencias, para los que se quedaron en la parte más vulgar de la anterior entrega. Una secuela en la que no hay avance alguno con respecto a la premisa que ya conocíamos, y que antes que madurar prefiere idiotizarse a sí misma tanto como el personaje encarnado por Wahlberg. Sin nada que contar y sin la tierna moraleja. Aquí ha ganado el gamberrismo idiotizado.

NOTA: 3 sobre 10

Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario