Estrenos de cine

'Black Mass: Estrictamente criminal': Nido de ratas

Sinopsis
En los años 70, en el sur de Boston, el agente John Connolly (Joel Edgerton) convence al gánster irlandés, James “Whitey” Bulger (Johnny Depp), para que colabore con el FBI para eliminar a un enemigo en común: la mafia italiana. Este drama cuenta la historia real de esta alianza infernal, que se volvió incontrolable, permitiendo a Whitey evitar a la ley, consolidar su poder y llegar a ser uno de los mafiosos más implacables y poderosos de la historia de Boston.

Ficha Técnica
País: USA
Año: 2015
Duración: 122 min.
Género: Biopic, thriller
Dirección: Scott Cooper.
Reparto: Johnny Depp, Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch, Kevin Bacon, Jesse Plemons, Peter Sarsgaard, Dakota Johnson, Corey Stoll, Juno Temple, Adam Scott


Crítica
El Mr. French de “Infiltrados” lo dejaba bien claro: él era quien decidía a quién se podía golpear y a quién no. En una de las escenas más memorables de “Black Mass”, el mafioso James Whitey Bulger explica a su hijo que debe golpear cuando nadie esté mirando. Si nadie lo ha visto, no ha pasado. Son dos enseñanzas de la calle, dos lecciones de la vida que separan a un criminal de una persona honrada, a un delincuente de un agente de la ley. Aunque como decía Frank Costello en la cinta de Martin Scorsese: “Cuando tienes un arma en las manos, ¿cuál es la diferencia?”.

La comparación con la oscarizada película del maestro italoamericano no es gratuita. La nueva propuesta de Scott Cooper, a pesar de mantener el tono sobrio de “Out of the Furnace”, tiene claras reminiscencias scorsesianas. Ya en principio, ambas transitan por ambos lados de la ley y cómo se desdibuja la línea que separa sendos bandos, erigiendo un enorme nido de ratas en el que es más importante tener a tus enemigos cerca antes que a tus amigos.

Sí, le falta el sentido del ritmo de Scorsese–o más bien, la buena mano de la editora Thelma Schoonmaker-, pero tiene algunos momentos que bien podrían haberse sacado de “Uno de los nuestros” o del ascenso al poder del Tony Montana de “Scarface”. El gran problema de “Black Mass” es, precisamente, que no está a la altura de ninguno de sus referentes. Cooper bucea entre grandes, y a pesar de que la realización es correcta, no logra nunca ese chispazo de genio que la haga desmarcarse de ningún otro producto que se mueva por lo estrictamente criminal.

El reclamo aquí, lo que realmente brilla, no es ni siquiera su reparto. Algunos sobran, como Dakota Johnson o Juno Temple. Otros están de paso, como Corey Stoll y Jesse Plemons. Otros están por hacer bulto y rellenar el elenco de estrellas de peso, como Kevin Bacon o Benedict Cumberbatch. Los demás, como Joel Edgerton, aportan su buen hacer habitual al cast. Todos correctos, sin destacar. Porque todos se mueven alrededor del gran atractivo de la función, un Johnny Depp que por fin no sólo se maquillaje físicamente, sino interiormente, componiendo una interpretación contenida pero contundente, la figura amenazante de un auténtico psicópata al que temer con sólo una sonrisa o una palmada en el hombro.

Él es “Black Mass”. Todo gira en torno a él. El envoltorio, arropado por la acertada partitura de Tom Holkenborg, es sencillamente solvente. Incluso llega a perderse entre tanto flashback, y el conjunto se vuelve ligeramente plomizo conforme avanza el metraje. Una buena película, en definitiva, pero a años luz de los grandes títulos sobre gánsteres que ya todos conocemos. Correcta, pero no remarcable.


NOTA: 6 sobre 10
Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario