Estrenos de cine

'Mad Max: Furia en la carretera': Fe en el cine

Sinopsis
Perseguido por su turbulento pasado, Mad Max cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo que huye a través del desierto en un War Rig conducido por una Emperatriz de élite: Furiosa. Escapan de una Ciudadela tiranizada por Immortan Joe, a quien han arrebatado algo irreemplazable. Enfurecido, el Señor de la Guerra moviliza a todas sus bandas y persigue implacablemente a los rebeldes en una "guerra de la carretera" de altas revoluciones...

Ficha Técnica
Título original: Mad Max: Fury road
País: Australia
Año: 2015
Duración: 120 min.
Género: Acción, ciencia-ficción
Dirección: George Miller
Reparto: Tom Hardy (Max Rockatansky), Charlize Theron (Emperatriz Furiosa), Rosie Huntington-Whiteley (Espléndida), Nicholas Hoult (Nux), Zoë Kravitz (Toast), Hugh Keays-Byrne (Immortan Joe)
Guión: Nick Lathouris, Brendan McCarthy, George Miller
Música: Junkie XL
Fotografía: John Seale


Crítica
Si algo demostraban los primeros cuarenta minutos de la última entrega de la trilogía original de “Mad Max”, antes de viajar más allá de la Cúpula del Trueno, era el concepto que tenía el propio George Miller de su vástago cinematográfico, a base de hiperbolizar el universo punk que él mismo había creado. “Mad Max: Furia en la carretera” da un paso más allá en este universo creativo, y une el ritmo de la gloriosa persecución final de la segunda entrega de la franquicia con ese mundo desquiciado, desolado y peligroso que mostrase su sucesora en su primer tramo, en el que la sangre se mide en nivel de octanaje tanto como la gasolina que hace rugir los motores de un V8.

El resultado es un espectáculo pantagruélico, en el que el carburante se huele en cada fotograma, en el que las explosiones asordan y el ritmo es tan frenético como un chute de nitro. Sin duda, la mejor película de acción y el mejor blockbuster de los últimos años, donde música a imagen van de la mano, que promete lo que da y más, y que deja la acción de “Fast & Furious” como si fuera “Los autos locos”. Bizarra, enfermiza, caótica, salvaje… es como si Russ Meyer hubiera vuelto de una noche de resaca y hubiera querido traer el ozploitation al cine mainstream moderno. Una locura, vamos.

Cuando creíamos haberlo visto todo en el séptimo arte, llega George Miller, a sus 70 años, da un sonoro golpe en la mesa y nos demuestra lo equivocados que estábamos. No sólo a nivel de acción, demostrando que las ideas no se le agotan, sino a nivel conceptual. “Mad Max: Furia en la carretera” nos sumerge en un mundo post-apocalíptico que consigue darle una vuelta de tuerca a lo ya visto y tejer un universo propio a partir de otro que ya los fans del género conocen de sobra. Un derroche de ingenio con el que el director se desmarca de sus productos infantiles anteriores y se eleva como nuevo Mesías del celuloide, como un maestro y un auténtico visionario que se redime de sus nefastos últimos veinte años. Con un par. Un film que huele a clásico instantáneo desde ya.

Y más allá de la arena, del Valhalla y de esa sociedad dictatorial y descorazonadora, lo que sorprende de la propuesta es que existe una poesía bajo todo el caos que la rodea, materializada ya sea por ese antihéroe en plena huida de sus fantasmas personales hacia ninguna parte al que encarna con convicción Tom Hardy, de ese kamikaze con aspiraciones de libertad en el que se convierte el personaje de Nicholas Hoult –primera vez que me emociona este chico en pantalla-, o de esa heroína que es pura testosterona con el bestial pero a la vez bello rostro de Charlize Theron, sin duda la mejor de la función. Con ellos, Miller consigue, aunque no lo parezca por la aparatosidad y excentricidad del conjunto, un relato de esperanza y Humanidad sin fisuras. Una excentricidad que podrá dejar atrás a más de un espectador por estrafalaria y excesiva. Pero así es la renovación de la franquicia que propone Miller desde el primer minuto. O te subes al convoy, o mueres en medio del desierto. Así de sencillo, de directo y brutal. Volvamos a creer en el cine.

NOTA: 10 sobre 10
Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario