Estrenos de cine

'St. Vincent': Bill Murray, y no hay más que hablar

Sinopsis
Maggie es una madre separada que se muda a Brooklyn con su hijo de doce años, Oliver. Al tener que trabajar muchas horas, no le queda más opción que dejar a Oliver al cargo de su nuevo vecino, Vincent, un jubilado cascarrabias aficionado al alcohol y a las apuestas. Pronto, una peculiar amistad florece entre esta improbable pareja. Junto a una stripper embarazada llamada Daka, Vincent conduce a Oliver por todas las paradas que conforman su rutina diaria: las carreras de caballos, el club de striptease y su bar habitual. Pero mientras Vincent cree que ayuda a Oliver a hacerse un hombre, Oliver comienza a ver en Vincent algo que nadie más ve: Un hombre incomprendido de buen corazón.

Ficha Técnica
Dirección y guión: Theodore Melfi
País: USA
Año: 2014
Duración: 102 min
Género: Comedia
Interpretación: Bill Murray (Vincent), Melissa McCarthy (Maggie), Naomi Watts (Daka), Chris O’Dowd (Geraghty), Terrence Howard (Zucko), Jaeden Lieberher (Oliver)
Producción: Peter Chernin, Theodore Melfi, Fred Ross y Jenno Topping
Música: Theodore Shapiro
Fotografía: John Lindley
Montaje: Sarah Flack y Peter Teschner
Diseño de producción: Inbal Weinberg
Vestuario: Kasia Walicka-Maimon



Crítica
Durante los créditos finales de “St. Vincent”, Bill Murray se marca su propia versión del “Shelter from the storm” de Bob Dylan manguera en mano. Este desenlace define a la perfección lo que es esta película, un vehículo de lucimiento para el actor, una nueva excusa para que a Murray le crezca aún más si cabe el ego. Pero siendo Bill Murray, se lo permitimos, y nos encanta verle en pantalla.

El papel que interpreta es un auténtico caramelo, especialmente en sus manos. Un viejo cacarrabias, que no quiere contacto con más seres que su gato y una prostituta, tacaño, borracho y jugador. Debe dinero a unos corredores de apuestas y no puede saldar su cuenta con el banco. Vincent no vive, sobrevive y malvive. No aprende, empeora con el tiempo. Pero eso no quiere decir que no pueda ser el héroe personal de alguien, de un nuevo pequeño vecino del que tendrá que hacerse cargo a cambio de once dólares la hora, mientras su madre se mata a trabajar.

La historia del hombre huraño al que un pequeño le remueve el corazón ya la hemos visto muchas veces en el cine. Y “St. Vincent” no logra ofrecer nada más allá de lo que ya conocemos a partir de su material de partida. La película empieza y acaba con Murray. Él es el alma de la cinta, aunque esté secundado perfectamente por una Naomi Watts con un portentoso acento ruso, por una Melissa McCarthy a la que le insto a hacer más drama, y por un joven Jaeden Lieberher que es todo naturalidad y espontaneidad. No es el típico niño robot al que el cine nos tiene acostumbrados. Buen reparto, pero totalmente eclipsado por la gran estrella de la función.

Pero nada más. La película del también guionista Theodore Melfi reboza ternura y sentimentalismo hollywoodiense baratos, de andar por casa, de manual del escritor simplista. Es previsible, se ve con una sonrisa, es simpática, pero no logra ir más allá. Ni siquiera consigue emocionar, a menos que seas de lágrima fácil. Y yo lo soy. “St. Vincent” es puro Murray, y sólo por él merece la pena echarle un vistazo. A este señor le permito pasearse en pantalla con calzoncillos y rascándose sus partes, le permito que me restriegue lo grande que es, y que sabe que lo es. Le permito ser un ególatra roba planos. Yo y creo que todos. Porque es Bill Murray.

NOTA: 4 sobre 10

Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario