Estrenos de cine

'Siempre Alice': La corta vida de las mariposas


Sinopsis
La doctora Alice Howland (Julianne Moore) es una conocida profesora de neurología de la Universidad de Columbia. Felizmente casada y madre de tres hijos, no da mucha importancia a los pequeños lapsus mentales que padece cada vez con más frecuencia, hasta que debe comenzar a luchar para seguir siendo Alice

Ficha Técnica
Título original: Still Alice
Dirección y guión: Richard Glatzer y Wash Westmoreland; basado en la novela de Lisa Genova.
País: USA
Año: 2014
Duración: 101 min
Género: Drama
Interpretación
Julianne Moore, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Alec Baldwin
Producción: James Brown, Pamela Koffler, Lex Lutzus
Música: Ilan Eshkeri
Fotografía: Denis Lenoir



Crítica
La vida de Alice es idílica. Un buen trabajo, una posición económica holgada, un marido que la quiere y unos hijos mayores, independizados y amorosos. Tiene tiempo libre y lo disfruta leyendo o saliendo a correr. De repente, empieza a tener vacíos en su memoria y a perder la noción del espacio y el tiempo. Se desorienta y olvida pequeños detalles, como citas y nombres. Alice tiene Alzheimer. Su vida tal y como la conocía da un vuelco. Seguramente vivirá muchos años, pero ante la rapidez con la que avanza la enfermedad, es como si le quedara un año de vida. Alice se convierte en una especie de mariposa cuya vida va a ser fugaz, pero que deja tras de sí años de felicidad.

No es la primera vez que el cine retrata una enfermedad tan despiadada y cruel como esta, un mal con el que el individuo acaba perdiendo la conciencia de su propia identidad. “Siempre Alice” es el último ejemplo, una cinta pequeña en todos sus aspectos, con una realización y guión sencillos plagada de saltos temporales, como si fuéramos testigos directos de esa noción de pérdida de la realidad que sufre su protagonista. Una película independiente que nos relata cómo avanza la enfermedad paso a paso, etapa a etapa, golpeándonos en cada nueva escena.

Un film que se apoya única y exclusivamente en la comedida interpretación de Julianne Moore. No estamos ante su mejor interpretación, pero es el único motor estable dentro de la propuesta de Richard Glatzer y Wash Westmoreland. Algunos dirán que no lo da todo en un rol que afronta con absoluta moderación y contención, pero no hay más que ver la escena del ordenador, hacia el final del metraje, cuando ya se hace patente su deterioro físico y personal, para demostrar que se equivocan de cabo a rabo.

Lo demás está de más. La dirección es rutinaria, sin alardes, el libreto no se preocupa por explorar otras vías que no sean plasmar el inexorable paso del tiempo para su protagonista, y los secundarios, aunque hacen bien su trabajo, no están a la altura de la gran estrella de la función. Es de esos casos en los que una actriz se come una película hasta tal punto que esta última pierde fuerza, básicamente porque lo que se cuenta y cómo lo hace no están a la altura de su interpretación.

Ni siquiera es de las mejores que abordan el doloroso tema del Alzheimer. Para eso ya están “El hijo de la novia”, “Iris” o, especialmente, “Arrugas”. Pero no deja de ser un buen producto que consigue huir de sentimentalismos facilones y que es carne de premios y conmemoraciones. Aunque la gran mayoría, por no decir todos, vayan a parar a una excelente actriz a la que le ha llegado la hora de ser reconocida como merece.

NOTA: 5 sobre 10
Compartir en Google Plus

ESCRITO POR Gerardo Medina Pérez

Colaborador de Much Cine. Devorador empedernido de joyas, algunas no muy relucientes, del séptimo arte. Lo mismo me puede gustar El padrino que Payasos asesinos del espacio exterior

0 comentarios :

Publicar un comentario